La privacidad en el mundo digital es un tema que ha generado todo tipo de polémicas desde el inicio. Sin duda, la más reciente fue la generada por WhatsApp a comienzos de este año al cambiar sus políticas, permitiendo leer los mensajes de los chats con cuentas empresariales, lo cual desencadenó en una fuga masiva de usuarios que fue bien aprovechada por su competidor inmediato, Telegram y el menos conocido, Signal. Pero ¿Qué tan privados son nuestros datos realmente en la red?, esa es  la pregunta con la que iniciamos este artículo.

Para empezar, es importante tener en cuenta, que todo lo que publicamos en las redes sociales, incluso en las búsquedas de Google, es público, nada de eso es totalmente para ti. Los estados de Facebook, los tweets, los estados de WhatsApp y Telegram, las fotos que compartes en Instagram, están a la vista del que las quiera buscar (salvo que tengas el perfil privado). Esto está bien, teniendo en cuenta que las redes sociales se hicieron para hacer públicas nuestras opiniones o estilos de vida, según la red. El meollo del asunto viene en lo que no queremos hacer público pero de todas formas es usado por las redes sociales.

Por eso, decidimos leer al detalle todos los términos  y condiciones de las principales redes sociales para contarte qué tanta información compartes con ellas y cómo las usan.

Iniciemos entonces con la Familia de Zuckerberg (Instagram y Facebook):

En principio, estas redes sociales comparten las mismas políticas de tratamiento de datos y privacidad, la clave a tener en cuenta es el uso que se le da a la información y la forma en la que se recopila.

Información a la que se accede de forma automática o con autorización:

  • La información de contacto (nombre, correo electrónico, número de teléfono se recopila de forma automática
  • Se recoge información sobre el tipo de dispositivos en los que se usan, como el modelo de teléfono o pc, los datos de la agenda de contactos e incluso datos de la red WiFi o bluetooth.
  • Datos de la interacción con los contenidos dentro de la red, cómo reacciones, comentarios y fotos en las que seas etiquetado, compartidos, grupos y personas con las que interactúas
  • Cuando las usas desde el cel, pueden acceder a información de los registros de llamadas y SMS, no acceder a su contenido. Incluso pueden saber la carga de batería que tienes y el espacio de almacenamiento en tu cel.
  • Tiempo de uso de la red, como interactúas con las personas dentro de ella, el navegador que usas y mirando más a fondo, para diferenciar si eres o no un bot, tienen acceso a los movimientos de Mouse que haces.
  • Galerías de fotos
  • Cámara en caso de que la uses para alguna de las funciones que te proveen (tomarte una foto desde la app de Instagram, video llamadas, Facebook Live, Instagram Live)
  • Por medio de terceros (indirectamente) pueden recopilar información de tu vida en la web, ya que las páginas que manejen algún Plugin de Facebook o Instagram brindan información a la empresa incluso si no tienes una cuenta en estas redes sociales.
  • Información de pagos en caso de que las realices por las plataformas de las redes (esto solo está disponible en algunos países)

Uso que le dan a la información:

Lo que dicen las políticas es que la información solo se va a usar para personalizar la experiencia de usuario en la plataforma, es decir los anuncios que ves, las personas con las que te puedes contactar, las sugerencias que te hacen. Sin embargo, esta información también la comercializan de una u otra manera con los anunciantes, ya que ellos tienen acceso a ella para poder segmentar sus publicaciones hacia un target más definido en cuanto a intereses y preferencias.

Whatsapp, el primo de Facebook e Instagram.

Ahora vamos con el centro de la polémica, la app de mensajería que derrocó a Blackberry ,hace algunos años pasó a manos del conglomerado de Facebook que vio en ella el potencial para ampliar su mercado y su alcance al público en general. Como ya dijimos anteriormente, el cambio de políticas de privacidad realizado este año generó todo un revuelo en las redes sociales, así que es hora de ver más a fondo en qué consisten sus nuevas políticas de privacidad.

Información a la que se accede de forma automática o con autorización:

  • Información de contacto (nombre y número): se accede de forma automática
  • Ubicación precisa cuando se activa el GPS del cel pc y se permite: se accede con autorización
  • Cámara y galería de fotos: se accede con autorización
  • Libreta de contactos: se accede con autorización
  • Dirección IP: se accede de forma automática
  • Datos de pago y transacciones cuando se realizan por la app en los países que tienen esta funcionalidad: se accede con autorización
  • Registro de actividad y diagnóstico de la App: se accede de forma automática
  • Datos de conexión (última vez que se usó): se accede de forma automática
  • Estados: se accede de forma automática
  • Correo electrónico: se accede de forma automática

 

Uso que le dan a la información:

En este caso, WhatsApp se compromete a manejar la información de la misma manera que Facebook, es decir, se usará para mejorar la experiencia del usuario en cuanto a publicidad (esto no quiere decir que podrán aparecer Banners en las conversaciones, todo lo contrario) y manejo de la App, el quid de la cuestión, viene en que a partir de este año, la aplicación podrá acceder a las conversaciones que se mantengan con cuentas empresariales para así enviar los datos a Facebook, sin embargo, el resto de conversaciones están cifradas de extremo a extremo. Esto quiere decir que nadie puede acceder a ellas.

Es importante tener en cuenta que los mensajes no quedan almacenados en los servidores, al menos así lo aclaran, salvo que no sean entregados al destinatario. Es decir, si envías un mensaje y este no le llega será almacenado hasta que sea entregado o por un plazo máximo de 30 días en los que se eliminará del todo, eso sí, manteniendo el cifrado para que pueda ser leído únicamente por el destinatario. Así que si pensaste que iban a leer tus chats personales, solamente te dejaste engañar por una mala interpretación de estas nuevas políticas (lo cual no quiere decir que en el futuro no lo vayan a hacer). 

 

Telegram, el más beneficiado con la polémica

Si bien muchas personas migraron a Telegram recientemente, no estamos del todo seguros que todos hayan leído los términos y condiciones de esta App, por eso les traemos un resumen para que no tengan sorpresas en el futuro.

Información a la que se accede de forma automática o con autorización:

  • Datos básicos de contacto (correo electrónico, teléfono y nombre, este último no requieren que sea real)

Uso que le dan a la información:

Como pudimos ver, la recopilación de datos es bastante baja frente a las demás redes sociales, lo cual implica que no van a realizar publicidad o lucrarse con tu información básica. Sin embargo,  a diferencia de WhatsApp, Telegram aclara que su servicio funciona como una app de mensajería en la nube, por lo que las conversaciones quedarán guardadas en los servidores con el fin de poder volver a tenerlas en caso de cambiar de dispositivo, se enfocan mucho en explicar que pese a esto, están totalmente cifradas por lo que en teoría nadie puede verlas, sin embargo el cifrado de extremo a extremo (el que más seguridad brinda) solo se usa en los chats secretos. 

Twitter, la red del pajarito habla con claridad

Twitter sin duda es una de las redes más usadas actualmente, es una red que es totalmente pública, lo cual deja bastante claro en sus términos y condiciones, dicen que todo lo que se publique está abierto a quien lo desee encontrar, no hay cifrado. Esto no quiere decir que tus datos personales estén a la orden del día a menos que seas tú quien los publique para que todos lo vean.

 

Información a la que se accede de forma automática o con autorización:

  • Datos de contacto (nombre, correo electrónico y cel): se accede de forma automática
  • Dirección IP: se accede de forma automática
  • Modelo del hardware y software desde el que se usa la app: se accede de forma automática
  • Interacción con las publicaciones (RT’s, Comentarios y likes): se accede de forma automática
  • Datos de sitios web que manejen el Plugin de Twitter (sin asociar el historial de navegación al usuario): se accede de forma automática
  • Ubicación cuando se le permite: se accede con autorización

Uso que le dan a la información:

Al igual que las demás, el principal objetivo de la recopilación de datos es la mejora de la experiencia del usuario con la app, sin embargo, esta información también puede ser vendida a los anunciantes cuando la desean en grandes cantidades, es decir, Twitter es claro al decir que vende parte de la información para que llegue publicidad personalizada a los usuarios de la app. También es importante aclarar que los DM’s o mensajes directos tienen un trato especial, pues son la única forma en la que lo que publicas sea totalmente privado, por lo que no acceden al contenido salvo para escanear que no se infrinjan las leyes de uso.

La gran reflexión

Ahora ya tienes claras las políticas de privacidad y el uso que se le da a tus datos, la mala noticia es que realmente no hay nada oculto o que no se pueda encontrar en las redes sociales una vez accedes a ellas, toda tu información está al aire para quién la busque en las redes adecuadas. La buena, es que eres tú quien decide qué mostrar y que no, por lo que nos queda esa responsabilidad de ser inteligentes a la hora de compartir en las redes sociales.