Cada enunciado que una persona ve sobre una marca construye su imaginario. En el mundo ATL (above the line) la historia es controlada debido a que las personas encargadas del mercadeo ejecutan lo lineamientos que las casas matrices de ‘marca’ mandan sobre cómo posicionarse, cómo debe ir el logo, qué es lo que se debe decir y cuándo. Esto termina generalmente traducido en una implementación de un comercial de TV, un aviso impreso, entre otros. Casi nunca hay conversación con el consumidor y son medios pagos. 

La realidad es que en el mundo digital la cuestión se descontrola un poco porque no tenemos  una relación unilateral como suele suceder cuando una persona ve una valla publicitaria o ve un producto en el punto de venta. En internet estamos interrelacionados, y cada acción que realizamos tanto de interacción como de publicación va dejando un rastro de lo que la marca es, y de esa forma se construye. 

Pero, ¿qué está en nuestro control, y qué podemos hacer para construir bien nuestra comunicación digital?

Aquí una serie de tips:

1.Unificar: si tenemos diferentes cuentas o perfiles en redes sociales y páginas web, todas deberían tener relación en el nombre. No deberíamos usar guiones, números o palabras que no sean directamente relacionados con la marca. Ejemplo hipotético: en Twitter estar como “@coca_cola123 “ y en Facebook como “Coca cola para los fans”. Lo idea sería estar siempre presente como “Coca Cola”.

2.Línea gráfica: si la página web de la marca en sus colores principales maneja el negro, rojo y blanco, no deberíamos tener en nuestros vestidos de redes en amarillo, rosa y morado. Esto puede crear confusión en lo que visualmente la marca quiere transmitir. 

3.Solo canales activos: no debemos lanzar canales digitales y luego mandarlos al olvido. Si en un momento abrimos por ejemplo un blog, pero eso no se actualiza hace más de un año, lo mejor es eliminarlo del ecosistema. No dejarlo abierto al público pero sin información coherente con el momento actual de consumidor o de la marca. 

4.Fidelizar: todo comentario debe recibir una respuesta. Y todo el mundo puede opinar lo que se le ocurra sobre la marca. Hay que tener definido internamente como responder a cualquier tipo de comentario; positivo, queja, pregunta, etc.

5.Innovar: siempre estar atento a las nuevas tendencias y nuevos espacios digitales, no solo de una página web o un Facebook vive la marca. Atentos para siempre estar al lado del consumidor en su “journey” digital. 

6.Contenido: cuando publiquemos contenido debemos hacernos unas preguntas clave; ¿es compartible? ¿mi público objetivo se identifica? ¿Es algo que aporta a la conversación de marca o coyuntural? ¿tiene la calidad adecuada?

7.Transparencia: sin miedo a cometer errores y enfrentarse a los consumidores con la verdad. Citar de donde vienen los contenidos si no son propios, pedir perdón si algo no fue adecuado, etc.

8.Estar siempre preparado: en internet vamos a una velocidad más rápida, debemos estar preparados para el cambio, para críticas, y sobre todo para accionar cuando haya una oportunidad donde la marca pueda ganar conversación positiva.

Leave a Reply